La Casa De La Calle Aramberri

La Casa De La Calle Aramberri

Hasta el día de hoy parece que una de las leyendas más terroríficas conocida en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León en México es la que se relaciona con el escalofriante crimen cometido en la casa de la calle Aramberri, llamada así por estar ubicada en el número 1206 de la calle Silvestri Aramberri.

Era una magnifica construcción muy bonita y elegante y de cualquier lugar que se viera denotaba lo bien que vivía la familia Lozano Montemayor, desafortunadamente después de lo acontecido y del paso del tiempo y de que nadie habito ya la propiedad, quedo en abandono total.

La Casa De La Calle AramberriAhora es una construcción desolada y en ruinas; pero remontémonos al pasado cuando esta construcción era hermosa y era el hogar de la familia Lozano Montemayor la cual como ya mencione, tenían mucho dinero y debido a eso desafortunadamente fue lo que ocasiono la tragedia.

La familia vivía muy bien y su vida era hasta cierto punto normal cuando de repente se empezó a rumorar que la familia guardaba dentro de la casa un cofre con monedas de metales preciosos.

Y como las envidias no se hacen esperar, alguien con malas intenciones empezó a planear junto con otros, como apoderarse de ese gran tesoro. Y así comenzó esta ​​historia la cual inicio el 5 de Abril de 1933 cuando el padre de familia por situaciones de trabajo estaba ausente, quedando frágil la seguridad de la familia.

Ese fatídico día, un grupo de delincuentes que ya tenía vigilados los movimientos de la familia y que ya tenían la intención de asesinar a todos los miembros de la familia, penetró en la casa y asesinó a la madre, Florinda Montemayor, y a su hija, Antonia Lozano, de manera muy cruel, para luego huir con las pertenencias.

La policía llego tiempo después, quedaron asombrados por el brutal crimen cometido. Al empezar a investigar lo sucedido, empezaron a sospechar que el crimen lo había cometido algún conocido, porque vieron que la puerta de entrada no había sido forzada y que las desafortunadas mujeres habían permitido el paso a sus agresores.

La Casa De La Calle AramberriY al indagar más y hablar con los vecinos, estos les aseguraron que habían escuchado a la Sra. Decir: “No me mates Gabriel”. Entonces la policía empezó a buscar al mencionado Gabriel entre los conocidos de la familia.

Al encontrarlo y para el asombro de todos, este individuo resultó ser sobrino de la señora Florinda, y en su poder se encontraron muchas pruebas incriminatorias; al confesar dijo que él y dos personas más habían planeado el robo y el asesinato de las mujeres; a las que mataron cruelmente para que no hablaran.

Los sujetos fueron arrestados y todo mundo quedo en espera de que les dieran una muy dura condena. Por cosas del destino fueron muertos por la policía en un intento de huida, situación que a la gente se le hizo muy raro diciendo que tal vez fue una venganza ordenada por el señor Lozano, padre y esposo de las mujeres asesinadas.

 

Nace la leyenda fantasmal

El crimen, con el tiempo, se fue olvidando de la memoria de los vecinos, pero no los extraños acontecimientos que se empezarían a manifestar en la casa Aramberri.

Dicen que se empezaron a oír gritos y quejidos de dolor por las noches, y lógicamente todos se dieron cuenta que los espíritus de las mujeres asesinadas quedaron atrapadas en la casa y no conseguían descansar en paz.

La Casa De La Calle AramberriPero esto no fue todo, se cuenta que a tales eventos paranormales se añadió el hecho de que personas vinculadas a la brujería y al satanismo querían entrar en la casa para llevar a cabo sus ceremonias con ritos y sacrificios de animales, por lo que las puertas y ventanas de la casa tuvieron que ser selladas y enrejadas para evitar que alguien se metiera.

A pesar de los esfuerzos hechos para que nadie entrara, aun así, diversos individuos con distintos fines se las arreglaban para entrar haciendo agujeros ya sea en la pared o en el techo, de modo que el lugar siempre era visitado por alguien.

Información sin confirmar hablan de un segundo asesinato dentro de la casa, el cual fue desmentido por la policía, tal vez con el fin de evitar la incitación a nuevas intromisiones y bandalismo. Lo que no se sabe es si se trató de un homicidio, un suicidio o un sacrificio humano.

Hoy día la casa Aramberri permanece cerrada y tapiada, y a causa de su pasado trágico y de la leyenda de la que fue objeto, seguirá en boca de mucha gente y siendo el centro de atracción de algunas reuniones clandestinas.

Desafortunadamente los daños de la casa son muy notorios y desafortunadamente parece ser que a nadie le ha interesado la propiedad para restaurarla y usarla para visitas nocturnas o algo por el estilo; y hasta aquí la historia de la casa de la calle Aramberri. Hasta la próxima.

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *