A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque

A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque Me Aterre…

Esta historia es completamente real, le ocurrió a un hombre a solas en moto y en la oscuridad del bosque hace años, en algún bosque en la comunidad de Galicia. Un hombre, de 40 años de edad, iba en su moto por un pedregoso sendero del bosque cuando, por alguna extraña razón, decidió adentrarse en él. Jamás olvidaría de la decisión que tomó ese día.

La espesa oscuridad de la noche empezaba a caer y la visibilidad era cada vez menor, hasta el punto de no poder distinguir el sendero. Incapaz de recordar el camino de regreso, se perdió y empezó a dar vueltas en círculo.

A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque

La desesperación y el miedo se apoderaron de él, pero lo peor estaba por llegar… En la oscuridad los miedos se aumentan…

Para colmo de males, la moto poncho su rueda trasera. Todo parecía estar mal. La oscura noche se apoderó totalmente del bosque, y el silencio… el silencio, era aterrador.

Muerto de frío, cansado , hambriento, , y sobre todo aterrorizado empezó a caminar. Debía llevar como media hora andando cuando por fin vislumbró algo no muy lejos de donde estaba, algo que le hizo recuperar la sonrisa y sentirse mucho mejor. Una vieja casona de madera, que despedía  luz, al parecer su desesperación se había acabado.

A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque

– “Hay gente adentro”-pensó- “Me ayudarán”- Esa era la segunda mala decisión desde que se adentró en el bosque…Llamó a la puerta y las personas que vio y le abrieron, dudo que algún día las llegue a olvidar.

Era una pareja de ancianos, de entre 65 o 70 años y le atendieron muy amablemente. Les comentó todo lo que había sucedido, y ellos le invitaron a pasar la noche allí. Él accedió agradecido.

La cena no resultó del todo de su agrado…La carne tenía un gusto que él nunca había probado, y el vino igual. Dando gracias a los amables ancianos pidió que le enseñaran sus aposentos, donde pasaría la noche. El anciano le acompañó y comento…

-” Es curioso ver como nuestros temores disminuyen cuando tenemos alguien con quien compartirlos, ¿no cree? Usted parecía muy asustado cuando apareció, pero poco a poco su miedo se fue desvaneciendo…Supongo que escapar en la oscuridad debe volverle loco a uno…¿Quién sabe si el verdadero miedo se debe encontrar cuando creemos estar a salvo? jejeje…”- Bromeó el viejo. -Desvaríos de ancianos…”- Pensó el hombre.

A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque

Ya estaba durmiendo, debían ser altas horas de la madrugada, cuando un crujido le despertó…Alguien estaba subiendo las escaleras muy despacio…demasiado despacio…

incluso para dos ancianos…era como si alguien quisiera hacerle algo sin que se diera cuenta…Esa desconfianza hizo que el hombre se levantara y mirara por la mirilla de la puerta….Lo que vio le puso los pelos de punta.

Aquel anciano amable, iba hacia su habitación con un hacha enorme en la mano y unos ojos desorbitados…una mirada que daría escalofrió a cualquiera.

Sintiendo un miedo paralizante trato desesperadamente de huir, buscó sus zapatos debajo de la cama y notó algo líquido y viscoso en el suelo..se agachó, y vio un cadáver, un frío sepulcral recorrió su espalda y grito. Esto hizo que el anciano caminara más de prisa. Desesperado, abrió la ventana en el mismo instante en  que el anciano abrió la puerta, y saltó por ella.

Echó a correr por el bosque mientras oía al anciano gritar:

-“Puedes huir de nosotros, pero en la oscuridad estarás eternamente. No puedes huir de tus miedos!!”. Siguió corriendo, y no se detuvo hasta el amanecer…

A Solas En Moto y En La Oscuridad Del Bosque

Por fin encontró la moto. Y el caminó de vuelta por el sendero. Cuando se miró el rostro por el retrovisor, parte de su pelo había encanecido..por el miedo de aquella noche.

Una noche que jamás olvidaría…desde ese día no duerme a oscuras, fue tal su impresión que siempre tiene que tener una luz encendida…y se dijo que nunca más estaría a solas en moto y en la oscuridad del bosque…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *